Todo Compliance Program implementado en una organización debe ser auditado periódicamente para validar su eficacia y detectar nuevas áreas de riesgo.

Esta auditoría puede ser tanto una medida de control interno como el paso previo para obtener una certificación, producto del debido establecimiento de un sistema de Compliance.