El Director de Seguridad en la normativa de seguridad privada.

El artículo 36.2 de la ley 5/2014, de seguridad privada establece:

“Los usuarios de seguridad privada situarán al frente de la seguridad integral de la entidad, empresa o grupo empresarial a un Director de Seguridad cuando así lo exija la normativa de desarrollo de esta ley por la dimensión de su servicio de seguridad; cuando se acuerde por decisión gubernativa, en atención a las medidas de seguridad y al grado de concentración de riesgo, o cuando lo prevea una disposición especial.”

Disposiciones especiales resultan las aplicables al deporte profesional. En determinadas actividades deportivas es obligatoria la existencia de Director de Seguridad, en aplicación de la Ley 19/2007, de 11 de julio, contra la violencia, el racismo, la xenofobia y la intolerancia en el deporte y del Real Decreto 203/2010, de 26 de febrero, por el que se aprueba el Reglamento de prevención de la violencia, el racismo, la xenofobia y la intolerancia en el deporte.

Art. 14 Ley 19/2007. Coordinación de Seguridad.

  1. (…).
  2. En las competiciones o encuentros deportivos que proponga la Comisión Estatal Contra la Violencia, el Racismo, la Xenofobia y la Intolerancia en el Deporte los organizadores designarán un representante de seguridad quien, en el ejercicio de sus tareas durante el desarrollo del acontecimiento deportivo, se atendrá a las instrucciones del Coordinador de seguridad. Este representante deberá ser jefe [sic] o director de seguridad, según disponga la normativa de seguridad privada.

Y su reglamento de desarrollo:

Artículo 27 R.D. 203/2010. Director de Seguridad.

De conformidad con lo dispuesto en (…) la Ley (…) de Seguridad Privada, así en su Reglamento (…), en los recintos donde se celebren competiciones de categoría profesional de fútbol y en aquellos otros que reglamentariamente se determinen, el Consejo de Administración o la Junta Directiva designarán un Director de Seguridad que, en el ejercicio de las funciones que le son propias, estará sometido a la autoridad del Coordinador de Seguridad y seguirá sus instrucciones en cuanto afecte a la seguridad del acontecimiento deportivo.

¿Qué es fútbol profesional?

Es necesario subrayar que el artículo 1.2 de la Ley 19/2007, de 11 de julio, contra la violencia, el racismo, la xenofobia y la intolerancia en el deporte establece que el ámbito objetivo de aplicación de dicha Ley está determinado por las «competiciones deportivas oficiales de ámbito estatal» que se organicen por entidades deportivas en el marco de la Ley 10/1990, de 15 de octubre, del Deporte, o aquellas otras organizadas o autorizadas por las federaciones deportivas españolas.

  • Las Ligas son «asociaciones de clubes que se constituirán, exclusiva y obligatoriamente, cuando existan competiciones oficiales de carácter profesional y ámbito estatal, según lo establecido en el artículo 41 de la presente Ley”, según define el art. 12.2 de la Ley 10/1990, de 15 de octubre.
  • La misma ley, en su artículo 30.1 define las federaciones deportivas españolas como «entidades privadas, con personalidad jurídica propia, cuyo ámbito de actuación se extiende al conjunto del territorio del Estado, en el desarrollo de las competencias que le son propias, integradas por federaciones deportivas de ámbito autonómico, clubes deportivos, deportistas, técnicos, jueces y árbitros, Ligas profesionales, si las hubiese, y otros colectivos interesados que promueven, practican o contribuyen al desarrollo del deporte».

Lo que permite excluir del ámbito de aplicación de la Ley 19/2007 aquellas competiciones organizadas por federaciones deportivas cuyo ámbito territorial sea inferior al estatal.

Finalmente, es preciso señalar que, en el caso concreto del fútbol, el Ministerio del Interior, en su último anuario estadístico publicado (2017), reconoce que las «competiciones deportivas oficiales de ámbito estatal» a las que resultaría de aplicación la Ley 19/2007, incluyen las de Primera División, Segunda División «A», Segunda División «B» y Tercera División.»

¿Por qué no hay un Director de Seguridad dirigiendo un Departamento de Seguridad en cada club de fútbol de Primera División, Segunda División «A», Segunda División «B» y Tercera División?

Funciones del Director de Seguridad derivadas de los artículos 13 y 27 a 34 del R.D. 203/2010:

  • Revisión de instalaciones del recinto.
  • Someterse a las instrucciones del Coordinador de Seguridad (CNP).
  • Impedir a los asistentes la introducción o tenencia en el recinto de pancartas, símbolos, emblemas o leyendas que impliquen una incitación a la violencia, al racismo, la xenofobia o a la intolerancia;
  • Impedir la introducción de bebidas alcohólicas, y bebidas o alimentos de cualquier clase cuya introducción y tenencia esté prohibida conforme al artículo 25 del R.D. 203/2010.
  • Impedir el acceso de armas u objetos susceptibles de ser utilizados como tales, bengalas y fuegos de artificio, o presenten síntomas de hallarse bajo los efectos de bebidas alcohólicas, estupefacientes, psicotrópicos, estimulantes o sustancias análogas.
  • Prohibir el acceso de las personas que hubieran sido sancionadas con dicha prohibición y cuya identificación les haya sido previamente facilitada por las autoridades gubernativas o por el Coordinador de Seguridad, así como, en su caso, la expulsión del recinto.
  • Separación de aficiones de equipos contendientes.
  • Proporcionar una adecuada preparación profesional al personal fijo y contratado (simulacros y emergencias).
  • Etc.

Funciones del Director de Seguridad derivadas del artículo 36 de la Ley 5/2014:

  • La organización, dirección, inspección y administración de los servicios y recursos de seguridad privada disponibles.
  • La identificación, análisis y evaluación de situaciones de riesgo que puedan afectar a la vida e integridad de las personas y al patrimonio.
  • La planificación, organización y control de las actuaciones precisas para la implantación de las medidas conducentes a prevenir, proteger y reducir la manifestación de riesgos de cualquier naturaleza con medios y medidas precisas, mediante la elaboración y desarrollo de los planes de seguridad aplicables.
  • El control del funcionamiento y mantenimiento de los sistemas de seguridad privada.
  • La validación provisional, hasta la comprobación, en su caso, por parte de la Administración, de las medidas de seguridad en lo referente a su adecuación a la normativa de seguridad privada.
  • La comprobación de que los sistemas de seguridad privada instalados y las empresas de seguridad privada contratadas, cumplen con las exigencias de homologación de los organismos competentes.
  • La comunicación a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad competentes de las circunstancias o informaciones relevantes para la seguridad ciudadana, así como de los hechos delictivos de los que tenga conocimiento en el ejercicio de sus funciones.
  • La interlocución y enlace con la Administración, especialmente con las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad, respecto de la función de seguridad integral de la entidad, empresa o grupo empresarial que les tenga contratados, en relación con el cumplimiento normativo sobre gestión de todo tipo de riesgos.
  • Las comprobaciones de los aspectos necesarios sobre el personal que, por el ejercicio de las funciones encomendadas, precise acceder a áreas o informaciones, para garantizar la protección efectiva de su entidad, empresa o grupo empresarial.

Además, el art. 38.5 de la Ley 5/2014 de Seguridad Privada obliga a que “los directores de seguridad (…) de las entidades obligadas a disponer de esta figura, conforme a lo dispuesto en el artículo 36, desempeñarán sus funciones integrados en las plantillas de dichas empresas”.